Sobre Nerea Rodriguez C

Formación y Experiencia



Licenciada en Psicología por la Universidad Autónoma de Madrid, inicia su trayectoria en Salud Mental en 2004, formándose como Psicóloga Interna Residente en el Hospital Provincial de Toledo, donde desde 2007 desempeña su labor como Especialista en Psicología Clínica y participa como supervisora y formadora de los futuros Especialistas de esta profesión.

Máster en Sexología, Orientación y Terapia Sexual, se ha formado además como Psicodramatista por el Instituto de Técnicas Grupales de Madrid, y Terapeuta Mindfulness por la Asociación Española de Mindfulness y Compasión, de donde es miembro, así como de la Asociación Nacional de Psicólogos Clínicos y Residentes.

Dada su formación continuada, ha podido integrar diferentes técnicas psicoterapéuticas que le permiten actualmente el abordaje de los diferentes desórdenes emocionales y del comportamiento.

Sus pacientes la definen como cálida y cercana, y sus valores son la confianza, el respeto y la honestidad.

Al servicio de tu Salud Mental

Misión

En este espacio es mi objetivo poner a tu disposición, las herramientas necesarias para mejorar tu salud emocional, mental, sexual, y física, con un abordaje integral e interdisciplinar que no pasa por alto la fascinante relación cuerpo-mente, en un formato individual, grupal o de pareja.

Visión

El autoconocimiento y gestionar adecuadamente nuestros estados emocionales, nos facilita tomar las riendas de nuestra vida. Todo ser humano tiene esta capacidad para acceder a la paz interior y alcanzar la plenitud.

Valores

Esta intención tiene que ver, claro está, con mi profesión, sin embargo nace de algo mucho más profundo, de algo que tiene que ver con una pasión personal y mi propio sistema de valores, liderar mi vida, mi bienestar y mi paz interior. Tengo la certeza y la experiencia de que esto procura una gran satisfacción vital, lo practico cada día y ahora quiero compartir contigo conocimiento y experiencias que faciliten tu cambio personal en esta dirección.

Mujer, 22 años
Estudiante de Periodismo y Derecho

Llegué a la consulta de Nerea con mucha ansiedad y la autoestima muy baja. Estaba metida en un pozo del que no me creía capaz de salir y tampoco confiaba en la ayuda de nadie. Sin embargo, al poco tiempo de conocer a Nerea encontré la confianza, cercanía y profesionalidad que me permitieron abrirme y exteriorizar todo lo que sentía. Con ella descubrí que lo que parecía ser solo un problema con mi imagen corporal estaba, en realidad, relacionado con algo más profundo. Gracias a su ayuda ahora me conozco mucho mejor y cada vez estoy más a gusto con mi cuerpo.

Mujer, 37 años
Aparejadora

Llegué después de ver mi oscuridad. Llegué desaparecida en mi vasto mundo interior. Llegué desarmada y desalmada.
El conocimiento de uno mismo es una gran aventura, divertida, terrible, peligrosa... pero siempre apasionante.Tener un guía en ese camino ayuda a no perderse y llegar antes al destino. Mi guía me llevó hasta la salida de la gruta, y vi la luz, me encontré, SEGUÍA AHÍ! sólo que un poco asustada.
Me enseñó a manejar la brújula en nuestro viaje, a leer en las estrellas y a sobrevivir sola en mi aventura. Ahora puedo caminar sola, cada vez con paso más firme, viviendo mi aventura sin enfrentarme a ella, sino afrontándola. Dejé de buscar la felicidad y empecé a vivirla.

Varón, 30 años
Maestro

Antes de acudir a terapia vivía con un problema psicológico que me había robado la tranquilidad y la felicidad. Tenía miedo a contraer enfermedades de transmisión sexual.
Llega un momento en el que algo te supera sin darte cuenta, cuando de repente te ves inmerso en un agujero en el que poco a poco vas estando cada vez más dentro.
Desde las primeras sesiones noté cómo Nerea me sacaba de la mano del problema, me enseñaba la salida, y pese a que unas veces yo ponía más de mi parte y otras veces menos, supo hacer que saliese de este agujero.
Hoy por hoy siento que lo tengo superado, no me preocupa para nada lo que antes me hacía la vida imposible. No te olvidas de cómo estuviste y qué fue lo que te ocurrió, pero no lo sufro y he recuperado mi felicidad. Siempre le estaré agradecido.

Varón, 47 años
Editor

Por un desafortunado episodio personal que me tenía sumido en terribles miedos, comencé terapia con Nerea y rápidamente sentí que generaba en mí una gran confianza. Pronto comprendí que aquel episodio había sido el detonante de un largo periodo de crisis personal y matrimonial. Durante la terapia con Nerea recuerdo con especial satisfacción las sesiones de psicodrama las cuales me ayudaron a desenmascarar y desenterrar algunos sentimientos profundos escondidos más allá de la razón. A conectar directamente con mis emociones y mis tripas. A mirarlos a la cara y a darles voz. Sin duda el miedo es nuestro gran caballo de batalla y el primer paso para liberarnos de él es encararlo y mirarlo directamente a los ojos.
Creo que juntos releímos algunos episodios de mi vida y pude darlos nuevas dimensiones. También debo agradecer a Nerea la inteligencia con la que supo empujarme a terminar la terapia. Creo que por el camino aprendí a escucharme mejor y a moverme con más control por el tablero de la vida. Sigo aprendiendo.