Sexualidad: “Con pelos en la lengua”

Cómo ser más feliz
20 marzo, 2017

Sexualidad: “Con pelos en la lengua”

A

quí comienza la aventura de quien se embarca en un nuevo proyecto, escribir para compartir y aportar su granito de arena. Soy Nerea y antes de nada quiero contarte algo personal.

Hace unos meses me propusieron escribir en la sección de Sexología de una web erótica, que pretendía enfocar la sexualidad desde el arte, la fotografía y la erótica. Finalmente el proyecto no salió adelante, pero esto no es lo que te quiero contar.

Un día al llegar al Hospital en el que trabajo como Psicóloga Clínica, con todo el entusiasmo que me caracteriza, les conté a mis compañeras mi próxima incorporación como Sexóloga a la web en cuestión:

"Chicas en breve empiezo a escribir en una web erótica!!!"...

Tengo que decir que somos un equipo humano de siete personas que nos caracterizamos por nuestra flexibilidad mental, sentido del humor y la facilidad para hablar absolutamente de todo, incluido de sexo. Sin embargo, no os imagináis el silencio sepulcral que se apoderó de la conversación, dando paso a interjecciones y sonidos guturales varios antes de que pudieran articular palabra.

Entendí lo que había pasado más tarde, cuando al contárselo a un amigo de la misma manera, recordad "...voy a escribir en una web erótica", alguien que andaba por allí y que sabía de qué iba el asunto, me dijo con cara de susto: " "mujer, dicho así suena muy mal". Así que decidí crear el discurso perfecto que me permitiera ser fiel a la verdad y además ser tomada en serio. Tendrías que ver lo mucho que desde entonces cambiaron las reacciones.

IMG_2286_cuadrada
IMG_2299_cuadrada
IMG_2260_cuadrada
IMG_2284_cuadrada

T e cuento esto porque creo que es un reflejo de cómo la Sexualidad sigue siendo un tema delicado y desnaturalizado. ¿Acaso la Erótica no forma parte de la Sexualidad? Viendo que yo misma he caído en esto, desde ahora mismo decido quitarme todo pelo que me quede en la lengua.

Por si alguien ya está pensando "ya está aquí otra de esas modernas que van de liberales", lo dejo a su imaginación, pero sí quiero aclarar para qué estoy aquí, en lo que a Sexualidad se refiere.

Todavía hablar de sexo significa desafiar creencias, cuestionar dogmas establecidos y actitudes negativas hacia lo diferente, significa luchar contra la cultura en conserva que llevamos grabada a fuego sin que nos demos cuenta.

El miedo y la ignorancia han lastrado profundamente el comportamiento sexual a lo largo de la historia tanto, que a día de hoy los mitos y tabúes que rodean la sexualidad siguen siendo caldo de cultivo para la desigualdad y el abuso de poder del más fuerte, miedo e ignorancia que silencia a sus víctimas.

Sin ir más lejos, resultan escalofriantes las cifras que los diferentes estudios reflejan acerca del abuso sexual infantil: UNO de cada CINCO niños ha sufrido abuso sexual en la Unión Europea, cifra que se repite en países como EE.UU y Canadá, pero para más información al respecto, aquí te remito al interesante post de la Psicóloga Clínica Laura Torres acerca de cómo prevenir el abuso infantil en nuestros niños.

Así mismo, sabemos que la falta de educación sexual es uno de los factores que contribuye a muchas de las disfunciones sexuales que aquejan a hombres y mujeres, algo que sin duda alguna afecta a la calidad de vida.

Por esto, es mi intención en este espacio democratizar el conocimiento sexual que ya tenemos a través de la ciencia, porque como propugna Francisco Cabello, director del Instituto Andaluz de Sexología y Psicología, “El conocimiento sexual nos hará libres” , libres para vivir nuestra sexualidad en armonía con nosotros mismos y con los demás.

Ya que éste es un espacio en el que hablaremos de Sexualidad, entre otras cosas, empecemos por aclarar el concepto. Para ello, me gustaría que antes de continuar leyendo hicieras un breve ejercicio: piensa rápidamente tu propia definición de Sexualidad, o si te resulta más fácil mira a ver si en este momento te viene una imagen a la cabeza que tenga que ver con este concepto...

Con mucha probabilidad tu concepto estará ligado de alguna forma a la genitalidad, ¿es así? Esto es una herencia de nuestra cultura e incluso de la ciencia, que siempre puso el énfasis en lo biológico, es decir, la reproducción, el sexo, los órganos sexuales, el coito o el cuerpo.

Sin embargo, si decimos que somos seres sexuados es también por los aspectos psico-sociales que impregnan la Sexualidad, así la define el experto en la materia Francisco Cabello:

"Dimensión fundamental del ser humano. Basada en el sexo, incluye el género, las identidades de sexo y género, la orientación sexual, el erotismo, la vinculación afectiva y el amor, y la reproducción. Se experimenta o se expresa en forma de pensamientos, fantasías, deseos, creencias, actitudes, valores, actividades...La sexualidad es el resultado de la interacción de factores biológicos, psicológicos, socioculturales, éticos y religiosos o espirituales"

Teniendo este concepto en la cabeza es más fácil entender que mujeres y hombres somos seres sexuados desde que nos formamos hasta que morimos, que sin un desarrollo sexual saludable no puede haber un desarrollo integral de la persona. Sin embargo, por poner un ejemplo, hemos despojado de su sexualidad tanto a los niños como a nuestros mayores. No son pocos los padres que acuden a consulta preocupados porque sus niños han descubierto placer en algunas partes de su cuerpo, como también tenemos una etiqueta para los "viejos verdes".

Esto tiene que ver con la visión reduccionista y genitalizada que tenemos de la sexualidad en una cultura como la nuestra. Pero la realidad es que la sexualidad impregna todo nuestro ser, además de cumplir al menos cinco funciones básicas:

alba_contrasol
 

    Función de identificación: los estudios han demostrado que vivir una sexualidad plena contribuye al proceso de maduración psicológica y de afirmación de una identidad. Así por ejemplo, cuando un hombre tras un tratamiento psicológico supera una eyaculación precoz, no sólo consigue resolver el problema sino que también recupera su identidad masculina.

    Función de relación: la sexualidad permite relaciones interpersonales a través del cuerpo y la mediación afectiva que contribuyen al encuentro, al intercambio y la comunicación con otro ser humano.

    Función hedonista: el placer ocupa un lugar esencial en la vida sexual. Habiendo sido negado y bañado de tintes culposos desde nuestra tradición judeo-cristiana, hoy sabemos que es la base de la salud, no sólo sexual sino también psicológica.

    Función procreadora: aunque es indudable que ésta es una de las funciones más destacables para la perpetuación de la especie, la procreación ya no es la única justificación de la práctica sexual como en tiempos pasados.

    Función vital: ¿sabías que tras un desastre natural de gran magnitud o de una guerra se produce un incremento notable de nacimientos? La explicación más aceptada es que la sexualidad tiene el significado de afirmar la vida y puede, por tanto, mitigar la muerte y la angustia que ésta produce.

 

L a sexualidad humana puede satisfacerse, reprimirse, orientarse hacia objetos de satisfacción muy diversos, es tan grande su plasticidad que puede incluso ser manipulada con otros fines, tal y como ocurre con el uso que hace de ella la publicidad. Las diferencias individuales e interculturales son tan grandes que hablamos de una gran variabilidad.

Sin embargo, algo común para todos es el hecho de que la sexualidad vivida satisfactoriamente hace más fácil la comprensión de los demás, la eliminación de la rigidez y el moralismo. Es una fuente de equilibrio y armonía, es en definitiva una fuente de amor a la vida, de actitud positiva ante uno mismo y ante los demás.

Después de contarte algunos motivos que me traen hasta aquí y cuál es mi propósito, sólo me queda añadir algo, eso que da sentido a mi trabajo y que me guía en la vida: creo en las personas, en el potencial humano, en la capacidad para crecer y construir gran parte de lo que deseamos.

Por eso te propongo este espacio como un lugar para ti, un espacio para la reflexión, y por qué no para el descubrimiento. Espero con esto contribuir a un mayor desarrollo de tu bienestar, espero en definitiva contribuir a una vida más plena.

Ahora tú decides, ¿te apuntas?

4 Comments

  1. Guillermina dice:

    Nerea,
    me ha encantado conocerte y después de leerte te aseguro que seré una de tus fieles seguidoras!
    estoy 100% de acuerdo contigo!
    Te deseo mucha suerte con este proyecto y cuenta conmigo para lo que consideres oportuno
    Guillermina

  2. Mtdc dice:

    Totalmente de acuerdo
    Me apunto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *